El Enfoque Económico y el Enfoque Administrativo

Para visualizar las diferencias que existen entre estos enfoques se empleará el proceso de toma de decisiones, en el cual es deseable la racionalidad al tomar la decisión, pero no existe un total acuerdo en lo que se entiende por ella. Al respecto se han propuesto dos teorías ideales de tomadores de decisiones que se han llamado el hombre económico y el hombre administrativo.

El Hombre Económico.

Las primeras teorías sobre toma de decisiones suponían que el encargado de tomarlas operaba en un ambiente de rutina, previsible, en el cual se conocían con certeza todas las posibles alternativas como también sus resultados. Esta persona se designa en literatura como el hombre económico, que se caracteriza por conocer en forma perfecta los precios y disponibilidades de bienes y servicios. Este hombre podía ordenar sus preferencias por los distintos grupos de productos y escoger aquella combinación que mejor satisface a sus necesidades, maximizando su utilidad. Según la teoría económica, el objetivo de utilidades era lo que empujaba al hombre de negocios y a su vez el empleado maximizaba su sueldo. Así este modelo económico se basa en el supuesto que todo individuo evalúa las alternativas económicas a su disposición, eligiendo lo que le produce una mayor utilidad monetaria.

El Hombre Administrativo.

El modelo del hombre administrativo, planteado por Herbert Simón (, 1959), establece que el enfoque de la teoría económica no describe lo que ocurre en realidad, pues el medio ambiente en que se toma la decisión es complejo, con un número siempre grande de alternativas y una vasta cantidad de información difícil de analizar. Esto crea una situación de conocimiento imperfecto y de falta de certeza, características que imposibilitan la maximización de la utilidad monetaria de quien toma la decisión.

March y Simón ( , 1958 ) indican que debido a estas características las decisiones siempre se toman en base a un modelo limitado de la realidad, haciendo una simplificación de una situación real, y que el hombre se comporta racionalmente con respecto a esta abstracción del mundo real. Así ellos substituyen la racionalidad objetiva del hombre económico por el concepto de racionalidad subjetiva, permitiendo así que en la decisión puedan influir incluso los valores personales del tomador de decisiones.

Además estos autores sostienen que la información limitada de que dispone un administrador lo obliga a “satisfacer” en vez de “optimizar”. Por satisfacer, Simón enriende que el hombre administrativo busca alternativas hasta que encuentra una que cumple con sus normas mínimas de satisfacción subjetiva. Deja de revisar alternativas cuando encuentra la primera satisfactoria en lugar de proceder a maximizar su utilidad.

Aún en la actualidad la discusión académica continúa; algunos dicen que ambas son deficientes o que se debe buscar una reconciliación entre ellas. Debe quedar claro, sin embargo, que hoy no existe una teoría que explique lo que se entiende por racionalidad en la toma de decisiones.

Contenido Relacionado

Indicadores del desempeño

Como los procesos antes de ser objeto de la reingeniería son transfuncionales, la mayoría de los indicadores de rendimiento son inapropiados. La nueva manera de operar requiere solo cuatro indicadores de rendimiento:

- Calidad

- Tiempo total de Fabricación

- Costo

- Servicios

BPR y globalización

En el mundo de la administración y la desfuncionalización de procesos, la administración tienen que tener un panorama completamente nuevo de las piezas que forma una compañía: El personal, las habilidades administrativas y del liderazgo, la cultura organizacional, la necesidad de conocimientos, la necesidad de toma de decisiones rápida, y la creación instantánea a los estímulos del mercado, la administración de activos y las mediciones de rendimiento. La vieja y burocrática manera de pensar en estos temas sencillamente no tienen cabida en la nueva manera de pensar

En la primera era los sistemas se consideraban como algo interno para la organización, como reflejo de las barreras existentes entre las empresas.

Ahora los sistemas se amplían a las organizaciones para vincular las empresas con sus proveedores, canales de distribución y clientes. Las compañías de seguros y las aerolíneas se encuentran vinculadas con agentes. Los gobiernos suministran información en los puestos de ventas al público. Los bancos suministran acceso en; línea a los clientes.

Tradicionalmente la tecnología de la información se utilizó para ayudar, a controlar y a administrar los costos de tres fuentes: Activos Físicos, Recursos Financieros y Personas. En consecuencia sistemas aislados surgieron en tres áreas de la organización.

Los computadores personales han penetrado en las organizaciones para afectar casi todos los oficios. Sin embargo su impacto rara vez puede describirse como un hecho estratégico. El principal factor limitante consiste en que el inmóvil y solitario por sí solo no funciona como las personas en la comunicación con los demás, en especial dentro un grupo de trabajo. El nuevo empuje reconoce la importancia del equipo de negocios como la piedra angular organizacional y las enormes oportunidades para apoyar los equipos dentro de la ejecución de las funciones de negocios.

Concepto

Paradigma se define como un ejemplo o modelo especialmente claro o arquetípico. Joel Barker define como un conjunto de reglas orientadas a establecer límites y a describir cómo solucionar problemas dentro de esos límites.

Sistema de Contabilidad

Considerado esencialmente como una función constructiva o creadora, enfocado a ciertos objetivos:

a) Idear procedimientos de registros tendientes a conseguir el adecuado control contable de las operaciones y la estricta protección patrimonial.

b) Encauzar la función ejecutiva para obtener la información fehaciente oportuna y accesible, necesaria a los propósitos de la planeación, mejoramiento, control y protección de la empresa u organismo.

c) Facilitar provisoriamente las finalidades de la función supervisora.