Naturaleza de las cuentas

La naturaleza de estas cuentas integrantes del rubro Inversiones incluye:

  • Titulo
  • Concepto
  • Movimiento de las cuentas
  • Saldo que deben presentar
  • Exposición en estados financieros

Titulo

El título de las cuentas está en función a su naturaleza.

Concepto

Estas cuentas contabilizan en términos de unidades monetarias, la cuantía a la cual ascienden las colocaciones efectuadas en otras empresas por diferentes conceptos.

Movimiento de las cuentas

Estas cuentas se cargan por el monto de la colocación efectuada más costos incidentales y por actualización de valores cuando corresponda y se abona por la cuantía del retiro (venta) y/o a fin del ejercicio para fines de cierre de registros.

Saldo que deben presentar

Estas cuentas desde el punto de vista técnico deben presentar saldos deudores (Debe).

Exposición en estados financieros

Estas cuentas deben exponerse en el grupo denominado activo. Pero, sin embargo, debemos tomar en consideración que pueden desglosarse para su presentación en inversiones temporarias (activo corriente) y/o inversiones permanentes {activo no corriente).

Características

Las características principales que identifican a las inversiones son:

  • Constituyen una fuente adicional de beneficios para el inversionista sea temporal o permanente.
  • Otorgan al inversionista la posibilidad de controlar a la empresa emisora.
  • Constituir consorcios a través de la vinculación de empresas.
  • Están sujetas a cotización en la bolsa o mercado de valores.

Comentar

Contenido Relacionado

Estas colocaciones de recursos hacen referencia a depósitos en entidades bancarias del sistema en cajas de ahorro, mismas que pueden ser en moneda nacional, moneda extranjera o con mantenimiento de valor, en cualquiera de los casos estas colocaciones generan una tasa de interés anual que es capitalizable.

Su tratamiento contable implica lo siguiente:

Vencimiento de bonos

El vencimiento de bonos hace referencia a la fecha de expiración de éste título y por ende se procede a la devolución del principal por parte de la empresa emisora.

Para realizar la demostración práctica plantearemos el supuesto de compra de bonos, con el aditamento que inicialmente poseía 50 bonos, posteriormente vende 10, quedando en su poder únicamente 40 bonos.

31 de diciembre de 2000. Almacenes “Rosita” recibe $ 40.000.00 de Compañía “XX”, por haberse vencido sus bonos.

La venta de bonos se refiere a la enajenación de estos títulos por parte del inversionista, hecho que implica no formar parte del pasivo de la empresa emisora.

La venta de bonos implica los siguientes casos:

  • Venta al valor en libros
  • Venta sobre el valor en libros
  • Venta bajo el valor en libros

Para realizar la demostración práctica plantearemos el supuesto anterior, compra de bonos.

La percepción del interés se refiere a la obtención del beneficio que generan estos títulos en favor del inversionista para de ésta manera contabilizar el ingreso correspondiente.

La percepción del interés sobre bonos implica los siguientes casos:

  • Percepción del interés en la fecha del interés
  • Percepción del interés entre fechas de interés

Percepción del interés en la fecha del interés

Estas colocaciones de recursos financieros hacen referencia a la adquisición de bonos que representan obligaciones a largo plazo para la empresa emisora devengando una determinada tasa de interés ajena a los resultados obtenidos por la emisora.

Su tratamiento contable implica lo siguiente:

  • Compra de bonos
  • Percepción de intereses
  • Venta de bonos
  • Vencimiento de bonos
  • Valuación

Compra de bonos

La valuación hace referencia al valor en términos de unidades monetarias que deben exponer las acciones de capital particularmente al cierre de cada ejercicio.

Tal procedimiento implica para el inversionista valuar sus colocaciones en las empresas emisoras de acciones, en función al Valor Patrimonial Proporcional (VPP).

Se denomina Valor Patrimonial Proporcional (VPP) al resultante de aplicar el total del patrimonio de la empresa emisora la proporción de acciones que posee el inversionista.

La colocación de recursos financieros en acciones de capital genera como beneficio para el inversionista la percepción de dividendos anualmente, siempre y cuando la empresa emisora haya registrado utilidades en sus estados financieros.

Tal beneficio conocido también como renta de las acciones, tiene que ser distribuido entre los inversionistas de acuerdo al número y ciase de acciones que estos posean.

Para la entrega de este beneficio el procedimiento utilizado por la empresa emisora implica el cumplimiento de tres fases: