Temas de Matemática Financiera

La Matemática Financiera, es como una especie de máquina del tiempo del dinero. El desarrollo de los pueblos a nivel regional, nacional o internacional gira en torno al movimiento financiero de capitales en pequeñas o grandes magnitudes utilizadas en tiempo corto, mediano y largo plazo, generan la dinámica económica. (Ejemplo: Bancos, Cooperativas, Seguros, Instituciones Internacionales como Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo, USAID, etc.), en general empresas privadas que se dedican al negocio de préstamo de capitales a corto y largo plazo.

Por tanto podemos decir que toda persona o institución que adquiere en calidad de préstamo un determinado importe o capital, está obligado a pagar un alquiler por el uso de dicho importe que en la matemática financiera se conoce como el "Interés” generado por dicha operación.

El precio a pagar por disponer de un capital, denominado interés, depende en gran medida de los siguientes factores:

— Del beneficio económico o social a obtener con la utilización de dicho capital

— Del tiempo de la operación, a mayor tiempo mayor interés aunque la tasa de interés permanezca invariable.

— De la seguridad del buen fin de la inversión y del respaldo de la persona que solicita el crédito. Se supone que a mayor riesgo debe corresponder una mayor tasa de interés o viceversa.

— De la situación del mercado de dinero. Una mayor demanda sobre la oferta presionará a un incremento de la tasa de interés, o a elegir entre aquellas demandantes de capital que presenten un menor riesgo potencial.

— De la otra variable de carácter económico, político social etc.

En consecuencia, el interés es función del capital, de la tasa de interés, del tiempo, del riesgo inherente a la operación y de otras variables económicas, políticas y sociales.

    

El capital: Puede estar dado en Moneda local, Moneda Extranjera

Tasa de interés: Suele expresarse en tanto por ciento (%)

El tiempo: Esta referido al plazo total de la operación.

El riesgo: Es la medida de la incertidumbre, de que el deudor honre al acreedor