Requisitos económicos

a) El control

La condición básica para que la consolidación sea procedente, es que exista un control efectivo de la sociedad controlante sobre aquéllas cuyos estados contables se planea consolidar, en cuyo caso puede considerarse que existe un único ente económico.

En general, puede afirmarse que dicho control existe cuando:

a) se poseen las acciones necesarias para controlar las decisiones de asambleas de accionistas (más del 50 % de los votos);

b) efectivamente se ejerce el control de la dirección de la subsidiaria.

ARTHUR ANDERSEN & Co (Accounting standards for business enterprises throughout the world). Considera que también sería apropiada la consolidación de los estados contables de una empresa en la que se poseyera el 50 % de las acciones o un interés minoritario significativo, si se cumplieran las dos siguientes condiciones:

a) existencia de una opción para adquirir la mayoría del paquete accionario;

b) existencia de un contrato que garantice a la empresa consolidante su control gerencial sobre las operaciones de la otra compañía.

En cambio, el ITCP prefiere el criterio de que sólo se consolide cuando se poseen acciones que representen más del 50 % del capital y de los votos, sea en forma directa o indirecta (párrafo 1). La fundamentación de esta posición aparece en el punto 3.1 del anexo a la recomendación, que expresa que:

a) se ha preferido evitar la necesidad de aplicar juicios subjetivos acerca de la existencia o no del control cuando no se alcanza a poseer el 50 % de los votos;

b) el ITCP considera que si el inversor no posee más del 50 % del capital, se desvirtúa el propósito básico... de suministrar una más útil información.

Los argumentos del ITCP no son del todo convincentes, pues la aplicación del criterio sustentado por este organismo técnico podría llevar a la falta de consideración de la realidad económica en aras de la objetividad. De todos modos, los casos en que pueda poseerse control sin mantener la mayoría del capital y los votos deberían ser muy pocos, por lo que la discusión queda restringida a situaciones límites, razón por la cual no se proseguirá con el análisis del punto.

b) La homogeneidad de actividades

Para parte de la doctrina, el control no es el único requisito a considerar para definir si debe consolidarse. Un segundo requerimiento sería que las empresas integrantes del grupo desarrollen actividades similares. Quienes se colocan en esta posición señalan que si una empresa integrante de un grupo tiene actividades claramente disímiles de las del resto del conjunto, sus estados no deberían ser consolidados, pues ello no brindaría información útil a los usuarios. El ejemplo más clásico de esta situación es el de algunos grupos económicos con actividades principalmente comerciales e industriales pero que cuentan con alguna entidad financiera o aseguradora; en este caso, parece razonable optar por alguna de estas variantes:

a) consolidar los .estados contables de las empresas comerciales e industriales, exponiendo la inversión en las entidades aseguradoras o financieras a su valor patrimonial proporcional;

b) presentar estados consolidados de las empresas comerciales e industriales por una parte y (en columnas separadas) mostrar las cifras de las actividades aseguradora y financiera.

La segunda alternativa responde a la idea general de exponer información contable por líneas de actividad, que es considerada adecuada por el autor (véase el capítulo sobre informes contables en Cuestiones contables fundamentales). Los estados así preparados suelen recibir el nombre de estados combinados.

Frente al problema, diversas han sido las reacciones de los organismos profesionales. El boletín de investigación contable 51 (accounting research bulletin 51, ARB) del AICPA, que incorporó la consolidación a los PCGA en Estados Unidos, prefirió dejar la decisión en manos de los profesionales, pues en su párrafo 3 expone:

En la decisión sobre políticas de consolidación, la mira debería ser preparar a los estados contables que tengan mayor-sentido en las circunstancias. El lector debería recibir información adecuada para sus necesidades, pero no debería ser cargado con detalles innecesarios. Así, aun cuando un grupo de compañías sea heterogéneo en carácter, puede ser mejor hacer una consolidación completa que presentar un gran número de estados separados. Por otra parte, estados separados o estados combinados podrían ser preferibles para una subsidiaría o un grupo de subsidiarías si la presentación de la información financiera concerniente a las actividades particulares de tales subsidiarías fuera más informativa a los accionistas y acreedores de la sociedad controlante que lo que sería la inclusión de tales subsidiarías en la consolidación. Por ejemplo, pueden requerirse estados separados a una subsidiaria que es un banco o una compañía de seguros y puede ser preferible para una compañía financiera cuando la controlante y las otras subsidiarias están dedicadas a operaciones de manufactura.

Por su parte, la norma internacional de contabilidad 3 (International accounting standards 3, IAS 3) del IASC, propone reglas un poco más estrictas, según se desprende de la lectura de sus párrafos 37 y 48:

37. Una subsidiaria puede ser excluida de la consolidación si sus actividades son tan disímiles de aquellas de otras empresas en el grupo que podría proveerse mejor información a los accionistas de la empresa controlante y a otros usuarios de sus estados contables mediante la presentación de estados contables separados para dicha subsidiaría junto con los estados contables consolidados.

… …

48. Cuando una subsidiaría sea excluida de la consolidación de acuerdo con el párrafo 37, los estados contables separados de tal subsidiaría deberían complementar a los estados contables consolidados. Los estados suplementarios pueden ser presentados en forma condensada siempre que brinden información adecuada, incluyendo detalles de los saldos con compañías del grupo y la naturaleza de las operaciones con el resto del mismo. Debería haber una conciliación del importe por el cual los resultados de la subsidiaría excluida aparecen en los estados suplementarios y el monto incluido en el estado de resultados consolidado con relación a dicha subsidiaria. A los fines de la presentación de la información suplementaria, los estados contables de dos o mis subsidiarias de operaciones similares pueden ser combinados.

La posición expuesta por el IASC es razonable. Si se consolidan diez empresas industriales y un banco, puede ser adecuado incluir en el estado de resultados consolidados un único renglón indicando el resultado de la actividad bancaria y resumir en un estado complementario la forma en que se produjo tal resultado.

En cuanto al ITCP, también ha adoptado un criterio estricto, pues su párrafo 5 establece que:

a) sólo deben excluirse de la consolidación las entidades financieras y aseguradoras cuando se presentan circunstancias especiales en que omitiendo la consolidación de una o más de dichas sociedades se logra el propósito de suministrar una mejor información a los usuarios de los estados contables;

b) en tales casos, en nota a los estados contables consolidados debe darse información relativa a:

1) los motivos que justifican la exclusión;

2) el porcentaje de participación;

3) un resumen de la situación patrimonial y financiera y resultados correspondientes (la recomendación da ciertas pautas para su preparación).

Complementariamente, el párrafo 4 de la recomendación propone que:

En los casos en que las empresas que forman parte del grupo económico desarrollan actividades de características no homogéneas se suministrará en adición a los estados consolidados información discriminada por cada tipo de actividad homogénea, ya sea mediante columnas adicionales en el cuerpo de los estados o en nota a los estados contables. Esta información suministrará básicamente el mismo detalle de activos, pasivos y resultados que los estados consolidados.

En general, la propuesta del ITCP parece muy razonable.

Para concluir, cabe recalcar que en lo que al tema se refiere, lo más importante es que los estados contables sean completos y claros y que la información que suministren sea la más útil para los usuarios.

Contenido Relacionado

Cabe por último señalar que la técnica de consolidación es necesaria cuando:

a) se mantiene un sistema de contabilización seccional;

b) se preparan informes por áreas operativas o centros de responsabilidad.

El primer caso se presenta en situaciones como las siguientes:

a) empresas con divisiones por producto que operan independientemente y que mantienen administraciones propias;

A continuación se presenta un breve ejemplo de aplicación destinado fundamentalmente a integrar los conocimientos que en forma independiente fueron expuestos en las anteriores secciones de este capítulo. No debe, por lo tanto, esperarse que este ejemplo contenga la totalidad de las situaciones que la práctica podría presentar.

a) General

En general, en la preparación de estados contables consolidados deben respetarse los requerimientos de exposición. Adicionalmente, cabe el estudio de ciertos problemas especiales, que serán analizados a continuación.

b) Accionistas minoritarios

Un tema de interés es el estudio de la medida en que un cambio en el ente al cual se refieren los estados consolidados puede afectar la comparabilidad de los estados contables sucesivos y la uniformidad en la aplicación de normas contables. El problema mereció en Estados Unidos suficiente atención como para ser tratado por la APB, que lo incluyó en su opinión 20 referida a cambios contables.

El párrafo 12 de dicha opinión define así a los cambios en el ente informante:

Hasta aquí se ha hecho referencia exclusiva al caso en que una empresa controla a todas las subsidiarias cuyos estados son consolidados. En la práctica, existen distintos tipos de situaciones de control. Una de ellas, es la que se presenta cuando una o más empresas son controladas por otra a su vez controlada por la cabeza del grupo, pudiendo, por supuesto, existir otras relaciones intermedias.

Recopilando lo ya explicado con anterioridad, debe recordarse que los intereses minoritarios sobre los patrimonios de subsidiarias consolidadas se registran en cuentas que:

a) aparecen exclusivamente en los balances consolidados;

b) presentan saldos que resultan de la suma algebraica de:

1) el valor patrimonial de sus acciones a la fecha de adquisición de la subsidiaria (más o menos la eventual incidencia de valuaciones especiales establecidas a los efectos de la compra);